Canet d’Adri: volcanes al lado de Girona

Canet d'Adri

Uno de los pueblos con más encanto a escasos 15 kilómetros de la ciudad de Girona es Canet d’Adri, un municipio formado por un núcleo central que le da nombre, junto con los antiguos pueblos y parroquias de Adri, Biert, Montbó, Montcal y Rocacorba. Os animamos a descubrir todos estos núcleos, en especial Biert donde encontraréis un paisaje indómito de una gran belleza, dominado por la presencia del bosque y por pequeños torrentes de agua. El núcleo de este antiguo poblado lo forman algunos cortijos dispersos que todavía restan habitados y la parroquia de San Martín de Biert, mencionada el siglo X.

De esta zona seguramente conoceréis la montaña que magnifica, no tan solo el relevo de este municipio, sino que proporciona una de las estampas más celebradas en las comarcas gerundenses: el macizo de Rocacorba, con el monte del mismo nombre de 985 m. En su cumbre encontraréis el Santuario de Rocacorba (s.XII), declarado Bien Cultural de interés Nacional. El edificio se construyó al s. XVIII sobre un antiguo Castillo del s. XI. Tiene una sola nave, y guarda la réplica de la imagen gótica que representa a la Virgen María de la Pera. Desde este lugar podréis disfrutar de unas vistas espectaculares, puesto que en días claros, se divisa el Cabo de Creus, las Islas Medes, las Gavarres, el Montseny, el Montgrí y el Puigmal.

A tocar de Canet d’Adri también encontraréis el núcleo más importante de vulcanismo del Geronés. Entre Granollers de Rocacorba y Canet d’Adri, hay el volcán de Puig Moner, ubicado en la zona de contacto con las comarcas de la Garrotxa y la Selva. Más abajo de la riera de Adri, con dos corrientes de lava que se escurren hacia el sudeste, a lo largo de las rieras de Gàrrep y de Pedrola, hay Puig de Adri (o de Montcal) con varios cráteres, conectados con los de Montbò y Montcal. Y finalmente, ya en el término de Sant Martí de Llémena, hay el Puig de la Banya del Boc, un afloramiento volcánico situado sobre una falla, a caballo del eoceno y del paleozoico. El cráter se ubica en la parte norte del monte, situado al serrado de Boratuna.

A diferencia de los otros tres municipios del valle, Canet d’Adri no está regado por el Llémena sino por un afluente suyo, la riera de Canet. El paisaje que encontraréis da singularidad al lugar. La lava solidificada y erosionada por el agua ha confeccionado un atractivo paraje lleno de pequeños estaños y pozas entre las cuáles destacamos la de la Fuente de la Torre. Actualmente, el baño está prohibido, pero es una zona de fácil acceso, con un circuito para pasear a ambos lados de la riera.

En esta zona encontraréis tres casas rurales asociadas a Turismo Rural Girona dónde alojaros:
Els Masos de Caula en Sant Martí de Llémena
Can Cua en Sant Gregori
Can Guinau en Aiguaviva

¡Si te ha gustado, compártelo!