6 propuestas para conocer el Pla de l’Estany

L'estany de Banyoles es el més gran de Catalunya, amb una riquesa paisatgística i ambiental única per passejar-hi i gaudir-ne.

Si habéis escogido la comarca del Pla de l’Estany como destino vacional o para una escapada, una de las visitas obligadas es el Lago de Banyoles, el segundo más grande de Cataluña, y el municipio que le da nombre. Pero este territorio tiene muchos más espacios naturales, patrimoniales y culturales que os recomendamos conocer. A través de un paisaje único y en medio de un entorno natural exclusivo, os proponemos una serie de propuestas tanto para los amantes de la historia, del arte y de la naturaleza en general.

Banyoles y su Lago

La primera parada es la capital de la comarca: Banyoles. Una de las rutas que podéis hacer para conocerla es La ruta de las regueras, una red de pequeños canales, construidos por los monjes del monasterio de San Esteve durante el s. IX, que conducen el agua proveniente del lago. Así, siguiendo el paso del agua a través de las regueras, recorreréis el centro del pueblo descubriendo la importancia del agua en la economía y la vida de sus pueblerinos. También podéis pasear por el centro histórico de la villa donde encontraréis la plaza Mayor, la Lonja del Tint, la Muralla Medieval, el monasterio de San Esteve, la iglesia gótica de Santa Maria de los Turers y los museos Arqueológico y Darder.

En esta primera recomendación no nos podíamos dejar el Lago de Banyoles. De origen tectónico y kárstico, se formó en época cuaternaria (hace 250.000 años). La vuelta alrededor del lago, a pie o en bicicleta, es una de las actividades que podéis hacer para conocer mejor la zona y disfrutar de su gran riqueza natural y paisajística. Se trata de un itinerario circular y de dificultad baja, apto también para hacer con cochecito de bebés.

Uno de los elementos más particulares que encontraréis durante la vuelta son las pesquerías: pequeñas construcciones a la orilla, dentro del lago. En total hay 20, cada una con un nombre particular. Su construcción se inició a mediados de s. XIX hasta 1931, y a lo largo de estos años se han reformado y condicionado. Inicialmente servían para guardar el material de pesca. Posteriormente, muchas de ellas aumentaron la superficie para poder guardar una barca. Finalmente, con la llegada de la práctica del deporte y el auge de la burguesía banyolina, se adaptaron para poderse bañar y, incluso alojar. La mayor parte son privadas pero si vayáis a la número 10, podréis entrar, puesto que es la Oficina de Turismo de l’Estany.

Otro espacio singular del lago es un jardín de desmayos del s. XIX. Es un paraje idóneo y romántico para disfrutar de la tranquilidad. En este espacio también encontramos dos fuentes, la del Hierro y la de la Filosa. Y, cerca de los desmayos y del lago del Vilar, hay el paraje del Vilar.

Pozo de nieve de Palol de Revardit

Cerca de Banyoles dirección Girona hay el pueblo de Palol de Revardit donde podéis visitar un pozo de hielo, una construcción para guardar los bloques de hielo con los cuales las casas conservaban los alimentos, refrescaban las bebidas o hacían helados.

La edificación data del siglo XVII y es la más grande de la comarca, puesto que hace 10,10 metros de profundidad y 8,35 metros de diámetro. Dispone de un depósito de planta circular excavado en tierra que conserva la cubierta de vuelta semiesférica. La época álgida de su utilización fue durante los siglos XVII y XVIII pero se sabe que fue utilizado hasta principios del siglo XX y que el hielo era conseguido en unas balsas de la riera del Marmanya, donde se serraban los bloques.

Santa Maria del Collell a Sant Ferriol

Uno de los otros lugares de la comarca que merece la pena visitar es el Santuario de Santa Maria del Collell, cercano a la comarca vecina de la Garrotxa. Explica la leyenda que a un campesino de la zona se le apareció la Virgen y por este motivo decidió hacerle honor con la construcción de una pequeña iglesia que con el paso de los años todavía persiste. El conjunto fecha del siglo XVI y sus usos han sido múltiples: como santuario, seminario, prisión, centro de educación y, actualmente es un complejo deportivo que acoge campamentos. Este complejo, que forma parte del Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Cataluña, es conocido para muchos gerundenses, puesto que muchos de ellos estuvieron internos cuando era una escuela.

Bosc de Can Ginebreda a Porqueres

En la comarca del Pla de l’Estany también encontramos importantes museos y colecciones que merece la pena visitar. Una de ellas es el el Bosque de Can Ginebreda: un bosque mediterráneo de 40.000 metros cuadrados que se ha convertido en un museo al aire libre albergando las esculturas, sobre todo de temática erótica, del artista Xicu Cabañas. El paseo permite ver más de un centenar de obras y visitar también el taller del artista. Este museo forma parte de nuestro Club Amic con el cual, aquellos que estéis alojados en una casa de turismo rural asociada a Turismo Rural Girona disfrutaréis de un 2×1 en la entrada.

Centre d’Interpretació de la Vida Rural a Vilademuls

Finalmente, acabamos las propuestas para conocer algo mejor este territorio con el Centro de Interpretación de la Vida Rural a Vilademuls. En este espacio encontraréis piezas que antes se usaban en el mundo rural, muchas de ellas autenticas desconocidas incluso para los agricultores jóvenes. Las herramientas que se exponen han sido aportadas por los mismos vecinos con la intención de recrear el interior de una casa de campesino.

Para terminar, queremos recomendaros que una buena fórmula para visitar esta zona es alojaros en una de las 22 casas rurales de la comarca que forman parte de nuestra Asociación. A través de este enlace podéis consultar cuál es la que se adecua a vuestras necesidades y consultar la disponibilidad.

¡Si te ha gustado, compártelo!