Cinco playas con encanto en la Costa Brava

Cala Estreta. Palamós.

Sabemos que muchos de vosotros habéis optado para disfrutar este mes de agosto unos preciados días de vacaciones en alguna de las casas rurales asociadas a Turisme Rural Girona. Por eso, en este post os desvelamos las que son, para nosotros, las cinco playas con más encanto de la Costa Brava.

Cala Rustella en Roses

Cala Rustella. Roses. Ajuntament de Roses. PTCBG.

Siguiendo la carretera de Roses a Montjó, podéis encontrar la cala virgen de Rustella. Rodeada de pinos y rocas, la cala de 100 m de longitud tiene unas aguas cristalinas por las cuales merece la pena bajar los 200 m de camino a pie desde el aparcamiento.

Cala Estreta en Palamós

Cala Estreta. Daniel Punseti. Arxiu d’imatges PTCBG.

Desde Cap Roig, a través de un camino que se desvía de la C-255 entre Palamós y Palafrugell, llegaréis entre pinos y acantilados, a la Cala Estreta. Aparte de sus 200 m de paz, son muy apreciados los islotes situados a 1 km de la costa donde, si practicáis el submarinismo, podréis disfrutar de su prolífica fauna marina.

Illa Roja en Begur

Illa Roja. Begur. Ajuntament de Begur.

La cala de la Isla Roja recibe su nombre a causa de la enorme roca rojiza ubicada en la orilla y que, junto con las aguas transparentes, la convierten en un lugar idílico. Esta preciosa cala se encuentra en pleno camino de ronda entre la playa de Sa Riera y la playa del Racó de Pals, dentro del término municipal de Begur.

Cala St. Francesc en Blanes

Cala Sant Francesc. Blanes. OT Blanes.

La arena dorada, los servicios, la bandera azul y las actividades lúdicas y deportivas hacen de la Cala de Sant Francesc, una playa perfecta para las familias. La cala hace 200 m de longitud y se encuentra a 2 km del centro del municipio de Blanes. Los jardines botánicos de Marimurtra y la playa de Sant Joan son dos accesos a esta acogedora cala.

Playa de Canyet y canyerets en Santa Cristina d’Aro

Platja de Canyet. Santa Cristina d’Aro. OT Santa Cristina d’Aro.

Para poder llegar a las calas de Santa Cristina d’Aro tenéis que ir hasta Sant Feliu de Guíxols y coger la carretera que va hasta Tossa de Mar, ubicada junto al Monasterio. En la carretera tendréis que coger el desvío en la urbanización Rosamar, donde encontraréis la playa de Canyerets, de la cual os fascinarán sus 75 m de arena gruesa en forma de olla. Esta playa tiene muy buen acceso y puedes alternar la estancia con la Cala Canyet, que se encuentra justo en el lado, donde encontraréis unos buenos servicios y un ambiente muy familiar.

¡Si te ha gustado, compártelo!